viernes, 7 de noviembre de 2014

Desamor

Lo que para ti era divertido a mi me rompió el corazón.
Tu lo veías como un juego. Te equivocabas.
Me miraste, te miré, y viste  los ojos de un corazón destrozado, las lágrimas formándose en unos ojos cansados. La esperanza y la ilusión consumiéndose bajo las llamas. Y ni siquiera el agua de las lágrimas conseguía sofocarlas.
Ahora acércate y dime por qué en este juego no encuentro el botón de reinicio.