sábado, 22 de febrero de 2014

Loco

Y un día él cambió. Dejó de ser el chico popular que salía con quien quería y solo se fijaba en el físico. Dejó a su cuadrilla de " amigos ", esa tan grande a la que todos querían pertenecer. Dejó de pasarse todos los fines de semana en fiestas, borracho y despertándose sin saber lo que había hecho. Dejó de meterse con aquella chica de las gafas y, poco a poco, se enamoró de ella. Se fue con un grupo de chicos que tenían sus mismas aficiones. Dejó de preocuparse tanto por ir al gimnasio. Borró esa cuenta que tenía de instagram, aquella con tantas fotos suyas sin camiseta. Empezó a dedicar más tiempo a su familia. Comenzó a decir que lo verdaderamente importante en la vida era querer a los demás y disfrutar de cada instante. La gente dice que se volvió loco. Para mi, había recuperado la cordura.