viernes, 9 de mayo de 2014

Everything has changed

Se sentía cansada, no sabía exactamente si de tanto llorar o era algo anímico. A lo mejor era una mezcla de las dos cosas. Se tumbó en la cama, una vez más, una noche más. 
¿ Cómo podía una persona a la que ni siquiera conocía demasiado hacerla sentirse tan mal ? ¿ Cómo podía sentir cosas tan extrañas y fuertes por alguien que era prácticamente un extraño para ella ?
Podría tratarse de un psicópata, y ni lo intuiría. Quizás se estaba enamorando de un completo idiota. Quizás aún no era demasiado tarde para echarse atrás. 
O quizás ya estaba enamorada por mucho que intentase negarlo.
De todas formas daba igual. Él nunca se fijaría en ella y ella nunca tendría el valor suficiente para acercarse a él. 
A veces se odiaba a sí misma por ser así, por ser una completa tímida y por no poder cambiarlo.
Miró la pantalla del móvil una vez, y otra más...Demasiadas veces, y siempre a la misma conversación de whatsapp. Ni siquiera sabía por qué lo hacía. Daba igual el número de veces que lo viese " en linea" . Él nunca le hablaría. Y eso le dolía. Estaba triste, estaba nerviosa... Estaba loca por pensar que volvería a ver la palabra escribiendo al mirar su chat. 
Además, cada vez que releía aquella pequeña conversación se ponía peor. Aquella vez él sólo le había hablado para pedirle que le explicase una cosa para un examen. 
Ella suponía que esa era una de las desventajas de ser una " empollona ": Estaba condenada a resolver dudas y ayudar a personas que, en cualquier otra circunstancia, jamás hablarían con ella.
Le dolía darse cuenta de que él se aprovechaba de ella, porque sólo le hablaba cuando necesitaba ayuda académica, de lo contrario sólo cruzaban un par de comentarios. Le dolía sentirse utilizada pero..Aun así lo permitía sólo para poder hablar con él. Sabía que no debería hacerlo, pero aun así lo hacía.
Lo peor era que él siempre la vería como una empollona, nunca la conocería, en parte porque ella no se dejaría conocer. 
Nunca sabría lo mucho que le gustaba cantar, o tocar la guitarra, o dar largos paseos al amanecer. A decir verdad casi nadie sabía todo eso.
Quizás si cambiase, si fuese de otra manera... Pero no. ¿ En qué estaba pensando ? ¿ En ser una de esas chicas que visten todas iguales y hacen lo mismo ? ¿ Una de esas que no tienen ningún problema para hacer amigos y ligan todos los fines de semana ? No no y no. Ella no quería ser así. Aunque eso supusiese que nunca estaría con él.
Estaba confundida, cada vez más. Estaba tan dolida que decidió que lo único que podía ayudarla en ese momento era la música. 
Se levantó y fue hasta la cadena de música. Metió un CD al azar, subió el volumen y volvió a tumbarse. Cerró los ojos y dejó que la canción la sorprendiera. 
Empezó a sonar " Everything has changed " de Taylor Swift.
Esa canción siempre le hacía llorar, pero no le importaba. En cierto modo, lo necesitaba.
Subió más el volumen y cerró los ojos otra vez. Por una vez no se esforzó en retener las lágrimas.
Y así pasó mucho tiempo, quizás demasiado. Los ojos cerrados, la cara mojada, la boca cantando entre susurros... Y el móvil vibrando en la mesilla, anunciando la llegada de un mensaje que ella no escuchó. A lo mejor era mejor así. O a lo mejor hay pequeños detalles que lo cambian todo.