viernes, 18 de abril de 2014

La rara

Dijiste que no te gustaba, que no era tu tipo. Fuiste amable. Supongo que eso ayudó un poco. Cuando hablaste conmigo fuiste sincero. No puedo negar que me doliese, pero ayudaste a que fuese un poco más llevadero.
Supongo que en el fondo tampoco hay mucha diferencia entre que te rompan el corazón de un golpe ciego, o que te anestesien y luego te lo rompan.
Siempre pensé que eras un chico educado, de esos que tienen a veinte chicas detrás y parecen ni notarlo. De esos que siempre tienen una sonrisa para dedicarte. 
Y de repente te veo allí, sentado en el banco. Y mi corazón se rompe un poquito más. Me duele, pero agradezco que fueses tan comprensivo. Pero de repente, me ves. Intento sonreír y parece convincente. Pero entonces te pones a reír, y tardo un rato en darme cuenta de que es de mi.
" Mirad chicos, esta es la rara que se me declaró " 
¿ Cómo pueden herir tanto las palabras ? Porque las tuyas fueron como puñales. Me abrieron los ojos de repente.
No tienes ni idea de lo mucho que yo te apreciaba, del tiempo que pasé pensando en ti, de lo mucho que te quería. Y de repente todo había cambiado, tu me habías obligado a cambiarlo todo.
Definitivamente todo este tiempo no había servido para nada. No me conocías en absoluto, a pesar de todo el tiempo que había dedicado en intentar formar parte de tu vida.
Me dolió mucho. Cerré los ojos durante un momento para intentar no llorar. Salí corriendo. 
Al día siguiente estaba justo en aquel árbol, aquel en el que te confesé todo lo que sentía, todo lo que no puedo evitar sentir todavía. 
No me conoces, estoy segura. Si lo hicieras sabrías que yo soy más fuerte que todo esto. Porque hoy he decidido no llorar, he decidido que no merece la pena. No por personas como tu.
Por eso te he escrito esta carta, para que puedas conocerme de verdad, entonces tendrás derecho a opinar y juzgar.
Nacida en verano del 97, soy algo así como un pequeño gran desastre. Me pasan mil cosas por la cabeza. Cada imagen, cada paisaje, cada persona, me enseña algo y me hace reflexionar. Sueño despierta incluso más que dormida ( antes contigo, ahora ya no). Amo leer, es como acercarme más a la vida que a veces me gustaría tener, me relaja, me hace sentirme más humana. El deporte me encanta, siempre que puedo salgo a correr a las mañanas. 
Sonrío por todo y por nada a la vez (sólo podrás entender esto si estás enamorado, como lo estaba yo de ti)
Confío demasiado en las personas, nunca veo su lado negativo, supongo que por eso te quería tanto. No te negaré que me has hecho daño, pero yo aprendo del dolor, seguro que tampoco sabías eso.
Y tampoco sabrás que te habría querido incondicionalmente. 
Tampoco sabes que soy un desastre, siempre olvido las cosas. Además soy una luchadora. No me rindo nunca.
Y si alguna vez relees esto, cuando seas mayor y quizás rebusques en el cajón donde guardas los recuerdos del instituto, espero que entiendas que no quiero que esto sea una carta para recriminarte lo que hiciste. Espero que entiendas que quiero que aprendas de esto, como lo hice yo. Espero que seas feliz, porque yo he aprendido a serlo sin ti. Sólo quería escribirlo todo y pasar página, y ya lo he hecho.
Ah ! y otra cosa.Quería que supieras una cosa que he aprendido en estos días : Que los corazones rotos se curan si la persona afectada decide ser feliz.
Firmado: 
La rara.