sábado, 11 de marzo de 2017

Recaidas

Hace casi dos años que no escribo en este blog.
Creo sinceramente que perdí la motivación, las ganas. No las ganas de escribir (eso es algo que no pierdo nunca) pero supongo que las ganas de escribir de esta forma. Perdí la ilusión de llegar a la gente. Creo que estaba desilusionada porque creía que todo mi esfuerzo no estaba sirviendo para nada, que nadie estaba leyendo lo que escribía y que por tanto era mejor no compartirlo, guardármelo para mi. Y ahora, dos años más tarde, me he dado cuenta de que estaba equivocada, de que necesito compartir lo que siento, aunque no tenga la certeza de si alguien va a leerlo, de si alguien va a sentirse identificado  o le va a ayudar en algo. Hoy me he dado cuenta de que no necesito esa certeza.
Sólo necesitaba recuperar la ilusión, las ganas de compartir, de expresar y de hablar conmigo misma. Y creo que lo he recuperado. La vida me ha dado muchos golpes en estos dos años, más de los que me había dado en todo el resto de mi vida. Perdí de vista muchas cosas y tomé malas decisiones. Pero esas decisiones me han acabado trayendo de vuelta aquí.
 Dicho esto seas quien seas, si estás leyéndome por alguna casualidad: Bienvenido de nuevo.