domingo, 5 de julio de 2015

This is going to be THE summer





Voy con un poco de retraso pero sí, quería desearos a todas un feliz verano.

El verano es una época mágica. Para mi es una de esas épocas del año en las que parece que la magia está en el aire, que todo es posible. ¿No os invade un sentimiento de poder, de fuerza, de alegría sin explicación? Es algo increíble.
El verano deja algo en el aire, un chispa.

A lo mejor no entendéis a qué me refiero, es simplemente algo que siento en el cuerpo, una sensación tan difícil de definir, que creo que lo mejor para explicarla es poneros un par de ejemplos:
Es esa paz cuando te levantas con el sol entrando por la ventana, el cosquilleo en la tripa cuando te pones a tomar el sol después de tanto tiempo, los pelos de punta cuando suena ESA canción y no sabes exactamente por qué, pero despierta algo en ti.

El verano es el dolor en los pies de haber saltado tanto en un concierto, el olor a humo que se te queda en el pelo después de sentarte alrededor de una hoguera...

Y es algo que, por desgracia, se va tan rápido como llegó. Pero precisamente eso quiere decir que lo has aprovechado al máximo. Los veranos, llamadme loca, pero creo que deben ser cortos. Si se te ha hecho corto, es que has aprovechado cada instante.

Además,¿ qué gracia tendría vivir continuamente el vacaciones? Es precisamente el esfuerzo durante todo el año lo que hace que pillemos con tantas ganas e ilusión las vacaciones de verano. La vida son contrastes. Sin ellos, siempre acabaríamos aburriéndonos, incluso del verano.

Y también creo que hay que aprovechar esa magia que trae el verano. Hablando desde la experiencia, todo lo que no hagas este verano, luego lo echarás de menos. El verano está para hacer realidad todo con lo que alguna vez has soñado durante el curso.

Así que aquí va mi consejo: Cierra los ojos y recuerda con qué soñabas esos fines de semana de mayo, cuando estabas hasta arriba de globales y casi no salías de casa, o cuando tenías que trabajar. Piensa en todo aquello que soñabas hacer, piensa en todos tus planes, incluso los que sólo imaginabas y dabas por imposibles.

Ahora sonríe.

¿Por qué?

Porque este verano, vas a hacer todo lo posible por cumplirlos todos.

Ahí está la magia.

Feliz verano.