sábado, 30 de noviembre de 2013

Despedida

Estoy cansada, Ya he tenido suficiente.
Sólo quise acercarme a ti, solo quería que me dejases ver ese lado tuyo que nadie más conoce.
Porque he visto cómo tratabas a tu familia, a los animales...Y esa sonrisa que ponías en esos momentos fue suficiente para que yo comenzara a quererte.
No entiendo por qué tuvo que ser así.
Lo siento si te molesté, supongo que vi esperanza donde tú solo veías diversión.
No entiendo por qué me mirabas,sonreías,eras tan bueno...Pero solo estando solos. Luego siempre me ignorabas, y nunca entenderé qué hice para merecerme eso.
Sólo me hubiese gustado que alguna vez llegases a saber todo lo que he sentido. Que yo te quería de verdad.
Que no me importaba que no fueses el más guapo o el mejor al fútbol.
Que yo no era como ellos, que te rodeaban cuando triunfabas y ni te miraban cuando te caías. Justamente cuando estabas en el suelo era yo la que te levantaba para luego verte volver con ellos y volver a tratarme mal.
Ojalá hubieses sabido que yo siempre creí en ti. Yo siempre confié en que podías hacerlo.
Hay una gran persona dentro de ti, aunque pocas veces dejes que la gente la vea. Nunca dejes que te digan lo contrario, no cambies por complacerles, no dejes de ser como eres. Porque yo he visto tu interior,cada vez que veía  esas sonrisas sinceras, me quedaba claro lo bueno que eres. No necesitaba nada mas.
Ojalá algún día te des cuenta de que me hiciste daño cuando yo siempre estuve contigo.
Supongo que siempre me enamoro del que menos me conviene y del que más daño me va a hacer.
Pero no me arrepiento de nada. No me arrepiento en absoluto de haberme enamorado de ti. Nunca sabrás el tiempo que pasé pensando en ti, creyendo en ti. Solo querría que supieses que estos cinco años estando en tu vida han sido geniales. No me importa haber sufrido, porque también me has traído momentos inolvidables.
Siento que tuviese que acabar así. Lo siento si te molesté. Nunca llegué a entender que lo que para mí era un cariño absoluto para ti no era nada. Siempre tuve esperanza en equivocarme. No entiendo que pasó entre nosotros. No entiendo por qué tuvo que ser así, por qué no pudimos ser amigos como yo siempre imaginé: Riendo juntos en aquella cala que solo tu y yo conocíamos.
Porque lo que he vivido contigo no lo cambio por nada. Esos pequeños momentos siempre los llevaré conmigo y, por eso, aunque no estés, siempre te recordaré.
Te veré en la hierba, cuando tenga el mismo color que tus ojos. Te veré en cada escalofrío que me recorra el cuerpo, porque eso es exactamente lo que me hacías sentir.
Y aunque esto sea una despedida, no puedo negar que te echaré de menos,que siempre serás mi niño. Espero que alguien te de la felicidad que me gustaría haber podido darte. Estoy ya cansada de todo esto. Lo siento, pero lo dejo.
Nunca olvides quien eres, pequeño.
Y nunca olvides que creo en ti.
Creí,creo y siempre creeré en ti. Confié, confío y siempre confiaré en ti.